miércoles, 1 de abril de 2015

De la Evolución a la Pasión.


La naturaleza, que es sabia pero débil en manos del hombre, que es débil pero mastuerzo por naturaleza, no ha conseguido hacernos olvidar el instinto depredador de los primeros homínidos. Ha ido, eso sí, alterándolo, transformándolo, transfigurándolo en una especie de ridícula costumbre de dar el follón al prójimo, especialmente si éste es un ser tranquilo, pacífico y feliz.
La naturaleza, por el motivo que fuera, tuvo a bien darnos a los humanos inteligencia. Podía habérsela dado a los boquerones, o al chorlito común, o a la vaca lechera, pero nos la dio a nosotros. Y nada más que por eso, nos comemos a los boquerones -encima en manojitos, lo cual debe ser muy humillante para la especie-, puteamos a los chorlitos dejándolos sin árboles para anidar y haciendo bromas sobre su cabeza y tratamos a las vacas de muy mala manera, independientemente de lo sabrosas que puedan o no estar ciertas partes de su anatomía. Y eso es por poner sólo tres ejemplos.
La naturaleza ha hecho de nosotros, a nivel evolutivo, unos gilipollas.
Yo se lo perdono por el rollo ese de “madre naturaleza” y tal. A una madre se le debe un respeto. Pero lo que es… es.
Detengámonos por un momento en nuestros familiares más próximos en la cadena trófica: los primates.
Si un gorila, por poner un ejemplo, se cabrea con otro, le endiña un hostión de puta madre y lo escorromoña para tres o cuatro días. Hasta ahí, me parece lógico y normal. Para eso son gorilas, si no, serían profesores de Derecho Administrativo en la Complutense. Podríamos por tanto considerar una barbaridad eso de utilizar la violencia de forma tan desmesurada.  Pero lo que sí es cierto es que los humanos, que somos así de graciosos, somos capaces de hacer lo mismo que los gorilas y encima cachondearnos e insultar al mismo tiempo al elemento contrario en cada conflicto, especialmente si el contrario en cuestión es más bajito o más educado o está distraído.
Ese es, comparativa y evolutivamente hablando, nuestro grandioso hecho diferencial. La adición del cachondeo indiscriminado y cruel a la violencia intrínseca de los mamíferos superiores.
Hemos hecho del insulto y de la ofensa un arma de mayor uso que la propia violencia para la que, en su día, la evolución nos dotó de un instinto natural, tan valioso y eficaz entonces como innecesario y obsoleto hoy.
Recuerdo las palabras de Pedro, un simpático adiestrador de reptiles: “Los cocodrilos no tienen lengua. Un cocodrilo podrá devorarte lentamente mientras va triturando tus huesos uno a uno, pero jamás hablará mal de ti”.
Los hombres hemos llegado a sublimar el simple hecho de la agresión práctica, obviando la acción física y ahorrando de esta forma daños biológicos irreparables. Sin levantar un dedo, somos capaces de aprovechar la mínima para ridiculizar al vecino, especialmente si no está haciendo nada malo.
Hemos inventado los prejuicios como en su día inventamos la sandwichera y utilizamos ambas cosas sin el menor pudor. Hemos sido capaces de crear la intolerancia, el menosprecio, el sectarismo, la intransigencia, el resentimiento, el desdén y la maledicencia.
No cuesta nada ridiculizar al operario que llega temprano al trabajo, al esposo o a la esposa que mantienen intacta su fidelidad año tras año, al contribuyente sincero, al amigo leal… Todos son  patéticas máquinas de perder oportunidades.
Pero con quien más parecemos disfrutar es con el creyente.
El creyente se ha convertido en un triste payaso de rodeo a quien el jinete no hace ni caso y el toro patea sin compasión.
Y encima tiene que reírse.
Es Semana Santa, la semana en la que el creyente recrea la pasión y muerte de aquel judío a quien llamaron Jesús.
El creyente sale a la calle a pasear a sus “muñecos” y se viste de forma rara. Entona extrañas letanías e interpreta lúgubres cánticos hasta bien entrada la madrugada. El creyente, por tanto, es un ser a quien no hay más remedio que atacar.
El creyente hace un mal terrible a la sociedad.
Al creyente lo hemos llegado a comparar con esos extremistas de lugares lejanos que exhiben en nombre de sus dioses la violencia y el horror argumentando la oportuna razón del mandato divino.
Al creyente le reprochamos que la Iglesia predicó la misma violencia de la que ahora abjura y empleó el miedo en los tiempos oscuros y se enriqueció… y mató…
Al creyente cristiano le podemos decir casi de todo.
Pero, desde luego, no seré yo.
No seré yo, que jamás me he vestido de nazareno, ni disfruto especialmente portando las imágenes de nuestro Señor o de la Madre de Dios, ni me gustan las saetas, ni voy a misa regularmente, ni me acuerdo de respetar la vigilia y la abstinencia en Cuaresma…
No seré yo quien abra mi boca o coja mi pluma para criticar la actitud del que suda su túnica en silencio o se destroza el lomo por pasear a la imagen de su Cristo o su Virgen por las calles de su ciudad. No seré yo quien ridiculice a la  mujer que se viste de mantilla para expresar con respeto y en silencio su dolor en la semana de la Pasión.
No seré yo quien dude de la fe de cada uno.
No seré yo quien ofenda a nadie ni se considere ofendido por quienes no hacen sino manifestarse libre y pacíficamente en torno a unas creencias que, se mire como se mire, no hacen el menor daño.
Y tampoco seré yo quien se escandalice ni señale ante algunos que aprovechan el momento para medrar, destacar o simplemente dejarse ver.
No seré yo quien juzgue.
Y no seré yo quien se ría.
Tampoco me veréis con el cucurucho y el cirio, eso sí que es verdad.
Pero rezaré con toda mi alma para que los que viven la Pasión de esta forma puedan seguir haciéndolo muchos años; los que lo hacen de corazón, con todo el corazón, los que lo hacen de verdad, con toda la verdad del mundo, los que lo hacen con fe, con la mejor fe.
Y si hay alguno que pasea el palmito sin corazón, sin verdad o sin fe, pues… peor para él.  Me da un poco de pena… pero lo respeto.
A los demás, desde mi altozano silencioso donde yo rezo mejor porque no escucho  tanto los tambores y las trompetas, todo el amor del mundo.
Al creyente, al hombre de Dios, por favor, no tocádmelo.
Feliz Pascua de Resurrección.

PD. No tengo nada en contra de las bandas de música, pero es que me voy con el ritmo y no me concentro.

2 comentarios:

  1. Pedro J. hoy, por pura casualidad cayó tu bloc en mis manos, hacia que no lo leía, ya lo tengo en favorito, para poder disfrutarlo con frecuencia.
    Me encanta leerte, tu sinceridad, tu genialidad, y tu sabias palabras, hace que leerte, sea un verdadero gozo para mi. Fuerte abrazo sabio.

    ResponderEliminar
  2. Vuelvo a leerte, me gusta, pero hoy, ésta semana Santa, estoy especialmente sensible. Uno de mis nietos cumplió el sueño que desde bien pequeño sentía por acompañar al Cristo, es verdadera vocación que nadie le enseñó, sale de sus adentro, de su sentir, y a mí me transmite ese sentimiento tan sano y para mí tan bello, para mí, la Semana Santa siempre fue, cultura, tradición, éste año para mí, también es pasión. Un abrazo admirado amigo

    ResponderEliminar